AFJP: los afiliados, cada vez con menos dinero "real" en sus cuentas


Los afiliados que pensaban jubilarse ahora y retirar una renta vitalicia deberán pensarlo dos veces, ya que retirarán menos dinero al haber quedado disminuídas sus cuentas de capitalización. Los fondos de jubilaciones crecen a un ritmo que no le gana a la inflación desde noviembre del año pasado, debido a que más de la mitad están invertidos en títulos públicos y activos locales que no hacen más que caer debido a los ruidos políticos locales y la crisis financiera internacional.

En el resumen que envía la Administradora de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP) se aprecia que el valor de la cuota disminuye respecto del mes anterior. "El ahorro retrocede debido a que las administradoras pierden rentabilidad a la par de la caída de los títulos públicos y acciones en el mercado local e internacional", subrayan los analistas. Y esto sin contar la pérdida entre el valor técnico de los bonos Cuasipar y el valor que paga el mercado, de un 45% del título.

Al considerar la inflación real 

Si se sospecha que el índice oficial de inflación no es confiable y se toma, por ejemplo, el calculado por la consultora Ecolatina, la pérdida de rentabilidad anual promedio se arrastra desde noviembre del año pasado. El Indice de Precios al Consumidor (IPC) de la consultora dio 22,9% en noviembre de 2007, dejando una rentabilidad negativa de 7,93 por ciento.
Y el escenario es peor aún al considerar mayo 2008: en el último año, los ahorros acumulados perdieron un 26% (para una inflación del 27,3%, en ese mismo período).
Lo calculado surge de los datos publicados por la Superintendencia de Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (SAFJP), según los cuales, la rentabilidad "nominal" de los fondos (sin considerar la inflación) para el año finalizado en mayo de 2008 promedió apenas el 1,3 por ciento.

Si se considera la inflación oficial 

Si se tiene en cuenta la inflación oficial del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), la rentabilidad anual real promedio del sistema empezó a ser negativa recién en enero de este año, cuando el alza acumulada en el nivel de precios fue del 8,2%, lo que significó una pérdida de 1,32%. En tanto, si se considera mayo 2008, el sistema perdió 7,1%, cerca de veinte puntos porcentuales respecto del mismo mes de 2007.

Razones 

A la crisis financiera en el mundo producto de las hipotecas subprime desencadenada en los EE.UU., se le sumó el conflicto local, que hizo caer los activos, dado que una parte importante de las carteras de las AFJP están compuestas de acciones locales e internacionales, títulos públicos, fondos comunes de inversión y otros activos. “A nivel local es imposible la rentabilidad positiva”, dijo un gerente de inversiones de una AFJP.

Según consigna la SAFJP, la estructura de la cartera de inversiones, al 31 de mayo era la siguiente:

El tema se maneja con sumo hermetismo, razón por la cual, muchos directores y gerentes consultados por infobaeprofesional.com prefierieron opinar con reserva de identidad.

Así, el gerente de una reconocida AFJP afirmó off the record que el 85% de los activos locales de la cartera tuvo un rendimiento muy malo. “Los mercados están negativos; no hay forma de que los fondos de pensión estén positivos más allá de que se puedan aprovechar el repunte de los plazos fijos”, señaló.

La fuerte baja en los activos se evidencia en, por ejemplo, el bono discount que valía $125 hace un año y hoy vale $105, a la par del alza en el riesgo país de la Argentina que llegó a superar los 600 puntos básicos la semana pasada, su nivel máximo en dos meses. Esto es porque los inversores se desprenden de los títulos ante la incertidumbre que generó la crisis del campo, la manipulación de las estadísticas oficiales y la falta de una política antiinflacionaria.

En un escenario de problemas de confianza, el riesgo sobre los títulos públicos aumenta, esto hace que caigan de valor y todas las AFJP sufren la caída de la rentabilidad promedio por la alta exposición (un 52%) a los bonos en su cartera, en los que están obligadas a invertir.
Si estaba por jubilarse.....
Esta caída de la rentabilidad perjudica principalmente a aquél que había decidido jubilarse hoy y retirar una renta vitalicia, coinciden desde las AFJP.
Dado que el último año no ha sido ventajoso, estará retirando un fondo que perdió más de un 26%. Por eso, “les convendrá contratar un retiro programado y quedarse en el fondo hasta que mejoren las condiciones”, señaló Lionel Moure, auditor de los balances de las AFJP.

La opción de la renta vitalicia previsional implica firmar un contrato con una compañía de seguros, que abonará una mensualidad de por vida. Esta renta se compra con lo acumulado en la cuenta de capitalización, por lo que no conviene hacer esa operación cuando el valor de los fondos está afectado.

La alternativa es cobrar el llamado retiro programado, que prevé un ingreso mensual que se recalcula cada año. El beneficiario puede abandonar en cualquier momento esa forma de cobro y comprar la renta vitalicia, que le asegura un ingreso constante.

En cambio, para quienes se jubilen en 30 años, el rendimiento de los fondos se va a recuperar de la mano de los mercados. El economista de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), Gustavo Ferro, coincidió que “en este momento la rentabilidad no le gana a la inflación, pero de acá a dos o tres meses podría haber un boom de títulos, que permitiría una recuperación”.

Y agregó: “Se trata de un ahorro a largo plazo. La edad promedio del sistema es de 40 años, es decir, que al promedio de los afiliados les faltan 20-25 años para jubilarse, y en el medio van a haber muchos ciclos de alzas y bajas”.

De todos modos, las analistas explican que hay muy pocas opciones de inversión por parte de las aseguradoras, que les permita obtener rentabilidades superiores a la inflación real. Y mientras dure, la descapitalización va a continuar.

Como alternativa, las AFJP reinvindican el multifondo, un proyecto que les permitiría administrar un fondo más conservador y menos volátil para aquellos que están por jubilarse y otro más atado a los altibajos del mercado para aquellos cuyo retiro está lejos, todavía.

Traspaso 

El trabajador puede preguntarse qué puede hacer con sus ahorros. Aunque el economista experto en AFJP, Ignacio Apella, recordó que el afiliado sabe poco sobre ellos, de cómo se contabilizan, se invierten y tampoco mira ni entiende la rentabilidad. Y para colmo, sus aportes tienen que estar invertidos en títulos públicos, acotando el margen de maniobra de las AFJP e impactados por los shocks políticos y económicos.

Por los próximos cinco años, hasta que se abra de nuevo la posibilidad de cambiar de régimen, los afiliados a una AFJP serán cautivos del sistema. Sin embargo, no está claro qué ventajas traería cambiarse en este momento ya que el Estado presenta sus propios problemas.

Con el traspaso de afiliados al sistema de Reparto, el directivo de una AFJP recordó que si bien el Estado se llevó unos 3000 dólares por cada uno de los fondos administrados, también se compró un pasivo que lo triplica. En tanto, el jefe de análisis financiero del agente de bolsa Tavelli y Cia, Juan Pablo Vera, recordó que la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS) que administra las jubilaciones estatales también financia al Estado al prestarle parte de su superávit.

Inversiones reales 

Por ley, las AFJP no pueden invertir más de un 10% en mercados extranjeros y, por disposición del Gobierno, deberán traer antes de fin de año unos u$s4500 millones de Brasil para invertir en proyectos de infraestructura. Si bien la idea es participar en ese tipo de proyectos, hasta ahora sólo han invertido un 0,2% del fondo en un fideicomiso para obras en el municipio de Río Cuarto por $19,3 millones.

Por eso, un gerente de la SAFJP recordó que invertir en proyectos de la "economía real" es positivo, pero estructurar esos proyectos lleva tiempo y es complejo. Y un gerente de una AFJP contó que las inversiones en infraestructura "tienen menos volatilidad y buenas tasas de retorno, siempre que se cumplan los contratos, pero que no hay demasiados proyectos".

Así, en las carteras va ganando participación el riesgo argentino. Brasil es un mercado emergente que tuvo un buen desempeño. Los capitales repatriados por disposición legal, perdieron la posibilidad de beneficiarse y dejaron de ganar lo que se apreció el mercado paulista. “Todo peso puesto acá tuvo un rendimiento menor que en Brasil, que desde diciembre del año pasado fue del 20%”, dijo un gerente de AFJP.

Sin embargo, un directivo reconoció que con lo que se trajo del país vecino, se compraron acciones de Petrobrás. Y es que las AFJP prefieren poder diversificar sus portafolios. “La flexibilidad es mejor que la rigidez”, dicen, y buscan la capacidad de maniobra: "Ir viendo la rentabilidad en los distintos lugares donde invertir”, dijeron.

Estrategia 

Las administradoras saben que menos del 30-40% no podrán tener de bonos en sus carteras porque desfinancian al gobierno. Y mientras los títulos se derrumban, no pierden el tiempo. Los gerentes contaron cómo aprovechan los precios deprimidos de los bonos para comprarlos baratos y así obtener una buena tasa de retorno cuando recuperen su precio. En los últimos tres meses, las administradoras compraron $1500 millones en bonos, según contó un gerente consultado por este medio.

En tanto, Vera aclaró que el impacto en la rentabilidad de la caída en los precios de los bonos se vio compensada por los activos que se mantienen en cartera a valor técnico (que no registran los valores de mercado).

Cuasipar 

Un directivo de una AFJP explicó que ese es otro problema que aqueja a la rentabilidad de las administradoras: un 20% de los fondos está invertidos en títulos Cuasipar valuados en los balances a un valor técnico fijo, dictado por la SAFJP, cuando en el mercado se valúan a un 45% de su valor, pérdida que no se contabiliza.

Según dijo el directivo, el problema es cada vez más grave por cuanto la brecha entre el valor real y el contable, que hoy está en el 55%, se agranda a medida que la crisis en los mercados se agudiza y que en los balances se contabilizan las ganancias por CER por la que se ajustan estos títulos.

Pero para Moure, no está mal que no se reconozcan las fluctuaciones temporarias en un título de largo plazo. "Es esperable que la mayoría de los afiliados no se jubilen en mucho tiempo y que la brecha se vaya diluyendo", manifestó.

Lo importante, según explicó Moure, es que el bono se pague a su vencimiento, en 2045. Pero hoy el precio del título refleja que el mercado piensa que el Estado no los va a pagar. En todo caso, un escenario de default afectaría a todos los activos en cartera, no sólo a los Cuasipar, dijo el auditor.

Cuál es la salida 

La gran inquietud entonces es cómo recuperar todo lo que se perdió y empezar a ganar.

Los gerentes de las AFJP son optimistas. Consideran que los fundamentals del país están muy bien, que lo que está sucediendo ahora es irracional y que los valores de los activos se van a recuperar, mejorando el desempeño de los fondos.

El economista de la consultora de MyS Consultores, Facundo Martínez, aseguró que este es un momento coyuntural en que “los factores políticos afectan a los mercados y hoy no hay nada que les dé un horizonte previsible y claro”.

Y explicó que “una salida es que se solucionen los problemas políticos: con el campo, el Indec que empezó a manipular los índices de precios y ajusta los bonos por CER a un valor menor a la inflación, el avance con la porción de la deuda en manos de holdouts, el arreglo de los atrasos de la deuda con el Club de París, la incertidumbre sobre la inflación y la política monetaria y que se seduzca a los inversores extranjeros".

En definitiva, que la política no interfiera con las futuras jubilaciones.

Después de 91 los no docentes tenemos voz y voto
 
width=
Publicidad
 
Pan y Rosas
 
Bandas amigas - La Murgandita
 

 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=