Mafissa: tensión por desalojo compulsivo

Cientos de policías rodearon la fábrica. Y los empleados se atrincheraron en el edificio. Las negociaciones estuvieron a cargo del grupo Halcón y funcionarios del gobierno bonaerense, para evitar la represión, que esta madrugada parecía inminente. Delegados denunciaron episodios violentos

Un impresionante operativo policial de casi 300 efectivos, que incluyó la participación del grupo Halcón y hombres de la Federal, generó gran tensión en 44 y 184, en las puertas de la planta textil Mafissa.
El despliegue de policías comenzó a las 17.30 por la resolución del juez de Garantías 2, César Melazo, que ordenó el desalojo compulsivo de la fábrica, algo que los obreros venían anunciando hacía varios días. “Se está buscando una salida represiva al conflicto”, habían asegurado a Hoy. Y al cierre de esta edición (1.50 AM) la tensión continuaba, con la llegada de más uniformados, bomberos, manifestantes y el rumor de que la irrupción era inminente. En las primeras horas de la tarde, 30 empleados se atrincheraron en el predio en reclamo de la reincorporación de despedidos y suspendidos, y el pago de sueldos adeudados por la patronal.
La policía logró ingresar, pero los trabajadores se refugiaron dentro del edificio y llegaron hasta los pisos más altos.
Afuera, en la esquina de 44 y 184, manifestantes de izquierda, estudiantes de la Federación Universitaria de La Plata (FULP), CTA y familiares quedaron apostados frente a un cerco policial que les impidió el paso, pero no cantar a favor de los obreros, que desde la altura los acompañaban con las luces de sus celulares.
En rigor, el problema con Mafissa tuvo su correlato en el ámbito judicial. Previo a la decisión de Melazo, que ordenó el operativo represivo, hubo una resolución del juez Luis Arias, titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo nº 1. Arias ordenó a la empresa acatar la conciliación obligatoria, reincorporar a los despedidos y suspendidos y pagar los sueldos adeudados.
Eso hizo que la Comisión interna de empleados se mantuviera firme en su decisión de no abandonar la planta y exigir la presencia de Melazo o la fiscal en turno, Ana Medina. Se vino la noche, y, según pudo saber Hoy, ninguno de los dos se presentó, pese al reclamo expreso de la secretaría de Derechos Humanos provincial, de la abogada laboralista Teresita Iriart y de los manifestantes. Quienes sí cantaron presente fueron varios funcionarios bonaerenses, como Pedro Kaufmann, secretario de Protección de Derechos Humanos de la secretaría de DDHH, y el diputado provincial Ricardo Gorostiaga, titular de la Comisión de DDHH de la Cámara, además de representantes del ministerio de Trabajo, a cargo de Oscar Cuartango.
Fueron ellos quienes dialogaron con el jefe policial que encabezó el operativo -el comisionado Héctor Mauriño, titular de la DDI La Plata- y con el grupo Halcón, cuyos hombres negociaron durante varias horas con los manifestantes para lograr una salida sin violencia.
A la 1.50 de hoy eso parecía poco probable. De hecho, delegados denunciaron esta madrugada que la Policía “había reprimido en el edificio con balas de goma y gases lacrimógenos, causando heridas a algunos trabajadores”.
Después de 91 los no docentes tenemos voz y voto
 
width=
Publicidad
 
Pan y Rosas
 
Bandas amigas - La Murgandita
 

 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=