Nuevas pruebas de persecución en la universidades durante la dictadura

A 32 AÑOS DEL ULTIMO GOLPE MILITAR

Por:  Juan Pablo Casas (Clarin 23.3.08)

Una limpieza de rutina en viejos armarios de la Facultad de Periodismo y Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) provocó uno de los hallazgos más importantes de los últimos tiempos. Se trata de unas 500 fichas y expedientes sobre estudiantes que revelan el grado de sistematización, coordinación y organización de la persecución ideológica que la última dictadura militar montó sobre las universidades públicas y hasta privadas de todo el país. Esos archivos, encontrados siete años atrás, todavía hoy, a 32 años del golpe de 1976, se siguen desclasificando y aportandos novedades.
"A medida que tiramos de un hilo desentrañamos nuevas historias, nombres y conexiones de lo que llamamos el 'Plan Cóndor Universitario', un circuito de información que daba cuenta del comportamiento y la militancia de los estudiantes de todas las casas de estudio de la Argentina. Incluso, de los extranjeros que venían a cursar acá", cuenta Gustavo González, director del Centro de Investigación y Capacitación en Estudios de Opinión Pública (CICEOP) de la UNLP.
Y agrega: "Por ejemplo, existen comunicados en los que la Universidad del Litoral alerta al resto de las universidades de los alumnos suspendidos, sancionados o expulsados por actividades subversivas. Era un sistema aceitado: la facultad informaba a su rectorado, éste al sistema universitario y de allí, al resto. Si te expulsaban de una universidad, no volvías a entrar a ninguna otra. Hasta las privadas participaban de esto: descubrimos informes y fichas de la Universidad de Morón".
El cinismo del sistema era tal que muchas universidades expulsaban a estudiantes que ya estaban desaparecidos o puestos a disposición del Poder Ejecutivo Nacional (PEN) desde mucho tiempo antes. "Cruzamos los datos de las fichas con el informe de la CONADEP y descubrimos que unos 20 estudiantes figuraban como desaparecidos. El grado de control era tal que hallamos requerimientos de la comisaría de la zona exigiéndole a las autoridades que remitieran informes sobre los libros que los alumnos sacaban de la biblioteca. Así que si vos ibas y pedías 'El 18 Brumario de Luis Bonaparte', de Karl Marx, quedabas fichado como marxista", destaca González.
Hoy, la investigación del CICEOP —de la que participan unas 20 personas entre autoridades, docentes y estudiantes— aporta datos y colabora con la Comisión de la Verdad que lleva adelante los juicios contra los ex represores. Y revisa qué responsabilidades penales tienen aquellos que —ya sea interventores militares o civiles— ampararon el sistema de persecución ideológica contra los estudiantes, docentes y no docentes de las distintas universidades.
"Estas fichas no son casos aislados ni anecdóticos. Dan cuenta de un sistema que se extendió a todo el país. Por eso estamos buscando financiamiento internacional para extender este tipo de investigaciones y descubrir nuevos archivos en las universidades del resto de la Argentina y, al menos, el Cono Sur. Con este proyecto, desde el enfoque científico que le puede aportar la universidad, buscamos que la sociedad conozca nuestro pasado para entender mejor el presente. Todavía hay gente que niega todo: que no pasó, que los 30.000 desaparecidos es una mentira, que jamás existió un plan de exterminio. Todo eso resulta mentira y lo demuestra este tipo de hallazgos", concluye González.

Después de 91 los no docentes tenemos voz y voto
 
width=
Publicidad
 
Pan y Rosas
 
Bandas amigas - La Murgandita
 

 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=