Reforma: en busca de mayor participación y consenso


En la semana culminó la recepción de mociones para ser sometidas a consideración del consejo superior de cara a la Asamblea universitaria que discutirá la reforma del Estatuto. Y, pese a otras cuestiones, el debate sigue girando en torno a la incorporación del claustro no docente en el cogobierno de la UNLP.

Sin duda la conformación de los consejos -académicos o superior- siempre son eje de discusiones algo acaloradas, ya que sobre ellos pesa la responsabilidad de conducir las unidades académicas y el rectorado, espacios desde donde se construye el consenso.

 

Sin embargo, más allá de las intenciones de diversos actores por arribar a acuerdos que "refuercen los canales institucionales", siguen siendo dispares las posiciones de algunas facultades. Mientras unas están dispuestas a otorgarles ese espacio a los trabajadores, otras aún dudan, aunque no se animan a reconocerlo.

 

Al tiempo que desde rectorado aguardan para evaluar las posiciones, hay docentes y graduados que recorren los pasillos de la UNLP intranquilos porque -dicen- "compartimos espacio con compañeros que siempre reclamaron la democratización y hoy conducen facultades, y parece ser que por eso no están decididos a ampliar el cogobierno universitario".

 

Pese a que las posturas por la negativa (no autorizar el ingreso de esos trabajadores a los consejos) es minoritaria, circulan trascendidos que indican que ese pensamiento alcanza a otros responsables de las unidades académicas, quienes no se animan a expresarlo para no tener que cargar con una declaración que complicaría sus actuales gestiones y su futuro.

 

En ese sentido, hay estudiantes y profesores que fundan su argumento al remarcar que "la necesidad de ampliar los espacios de participación es tal que hoy la Universidad no otorga un beneficio y un derecho que en la secundaria, por ejemplo, sí tienen los auxiliares a través de los consejos de convivencia escolares".

 

Si de beneficios y derechos se habla, sigue en discusión quiénes integrarán la Asamblea, ya que además del presidente, el consejo superior y los consejos académicos podrían ampliarse las representaciones. Quienes ingresarían, también, -con voz y voto- al debate serían los directores de los colegios nacionales y los decanos.

Esta incorporación -que aún no está definida, al menos en el caso de los responsables de las unidades académicas-, contribuiría a enriquecer la discusión. Así lo señalan actores independientes que integran la UNLP, al expresar que "cuanto más amplias sean las voces y sus posturas, más enriquecedor será el debate, que permitirá llegar, sin dudas, a un consenso más trabajoso pero más amplio".

 

Después de 91 los no docentes tenemos voz y voto
 
width=
Publicidad
 
Pan y Rosas
 
Bandas amigas - La Murgandita
 

 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=